agosto 22, 2016

El Bandido Jaar

Me llamaste del otro lado del mundo porque sabías que esa era la única forma de encontrarme para que hablemos por una hora. Me contaste todo y yo te conté otro poco. Vos me entendiste por que te hablé despacito y yo te entendí por que me puse en tu lugar (y en su lugar). Pero me olvidé de decirte otra cosa más, que es que no me busques, que no me busques ahí, que yo no soy él. Somos un poco parecidos, por eso te digo que salgas corriendo.

El tema es que lo más importante de todo no me animé a decírtelo, no por malo sino por que sinceramente no pude. Lo que estás haciendo está perfecto, hablalo con todos, no te lo calles, dale voz para que resuene en todos lados y sobre todo en tu propio eco. Pero más que nada, hablalo con un psicólogo. Eso que te pasó hace mucho mucho mucho y todo lo que vino después también te lo tiene que explicar un profesional. Me hubiese gustado animarme a decírtelo pero no sé por qué no pude, ¿qué me pasó?

¿Qué me está pasando?
Otra oportunidad que me perdí.

mayo 17, 2015

Asociación libre

Damo pone la canción y dice "se acuerdan? SE ACUERDAN!??".

Todos (TODOS) coinciden en que la canción los lleva directamente a los 6 u 8 años y al momento de la Lectura por Placer, pero yo... no logro hacer la conexión. No me acordaba de que esa era la canción. O sea, sí puedo verme elegir un libro y ponerme a leer, pero no me acuerdo cuál era el tema que sonaba en el grabador.

Y sigo escuchando la canción y la que me viene sin dudas a ocuparme la memoria sos vos. Me entrás por los oídos, el pecho y los poros. No hay vuelta que darle, eh. Está más que claro que no voy a asociar la canción con la primaria, sino con eso que me dejaste vos sin que yo me diese cuenta.


noviembre 11, 2014

me llevó / dejé que me lleve

Hace un rato estaba dale-que-te-dale con la ansiedad, elegí no tomar café para no acelerarme más, tenía la cabeza haciendo fiu-fiumm, knack knack knack, y yo sin poder bajar. Solté el teclado porque esa ESTUPIDEZ no me iba a ganar y me relajé solo 3 minutos porque después empecé otra vez con el piecito pum-pum-pum, toc-toc-toc y después lo que me molestaba era el antebrazo, ¿¿¿desde cuándo EL ANTEBRAZO es algo que TE MOLESTA???

Y así estaba yo bam-bam-bam cuando de repente el sonidito que venía desde el fondo me toma de las orejas. Y digo ME TOMA porque la canción me agarra me obliga y me lleva con ella, y cuando me doy cuenta de que mis pies estaban empezando a flotar le digo "sí... esa voz... la conozco del algún lado... vos sos... sos... yo tenía un recuerdo... con esa voz... vos sos..." y justo antes de que logre adivinar ya estaba enteramente volando en ese lugar que no pertenece a ningún espacio ni tiempo......




Me despierto tres días después y la canción seguía sonando, hasta que le agradecí por llevarme completamente y la dejé ir.

septiembre 23, 2014

unpezdospeces

Fui a ver nuovo cinema paradiso.
Quería decirte algo...

GRACIAS.

septiembre 05, 2014

Gracias por venir

El otro día soñé que te habías muerto. No fue terrible, porque ese mismo día escuché a Lilian decir que movías las manos. Me alegré por tu progreso. Me dio esperanza.

Ayer te moriste, Gus. 
Qué increíble todo.

---
Te recuerdo siempre y te llevo conmigo desde que soy muy chico. Me conectaste con amigos de siempre y me permitiste hacer otros nuevos (de los buenos). Me abriste el mundo y me abriste al mundo. También me confirmaste lo que yo ya sentía de la tracción a sangre, y me terminaste de explicar por qué soy un Mago. Fuiste mi primer compilado, mi primer contacto con una sinfónica, mi primer porro, mi primer sexo, mi primer sueño cumplido cuando decidieron volver.


Pero un día me peleé con vos. Me peleé con lo que significabas vos para mi. Me peleé con lo que me habías enseñado. Me enojé como quien se enoja con su Dios, como quien pierde la Fe cuando llega a cierto lugar de la vida y se encuentra con nada de lo que le habían prometido. Me enojé porque con ella al final del arcoiris no había ningún tesoro. Había muerte.

Una muerte metafórica y una muerte física.

Pero después entendí un poco más. El recuerdo se hizo grande y las naranjas que coma nunca nunca NUNCA van a ser las mismas. La historia vivida cobró sentido. Volví a entender. No es lo que te pasa en la vida sino lo que hacés con lo que te pasa en la vida. El premio no es lo que quiero sino lo que sea que esté preparado para mi. 

El premio fue volver a creer. 
El premio fue volver a hacer la fuerza.
El premio fue volver a aprenderlo y poder compartírselo a Darío en la foto del trío que le firmé "Zona de Promesas".
El premio fue volver a saber y nunca más dudar que

tarda en llegar
y al final
al final
hay recompensa.
Gracias, Gustavo.
Gracias por venir.

junio 23, 2014

Sacarse cosas

Van der Rohe, una historia de mis últimos 7 años.

El puntapié inicial lo dio R cuando me preguntó "¿qué sos si te empezás a sacar cosas?".

Un día entendí qué significaba coleccionar y dejé de coleccionar. La nueva liviandad fue una limpieza, en el sentido de estar limpio al secarte después de la ducha. También entendí en más detalle qué significa realmente el espacio. Hice lugar a cosas nuevas, a cosas más dinámicas pero eligiendo hacerlas permanentes. Mentira, estas nuevas cosas no son dinámicas, soy yo el dinámico en el espacio, y las llevo conmigo a través de el tiempo.

Muchos muchos prejuicios los perdí antes de los 20, y muchos muchos MUCHOS otros los fui perdiendo después. Estaba cargado. Fue una de las más grandes sensaciones liberadoras que me tocó sentir, y la experimento en cada conversación/vivencia.
Agradezco.

Cuando me saqué las ropas fui todavía más liviano. Eso fue increíble, porque después de eso no pressures at all.

El dinero es un poco más difícil "sacárselo de encima" (nos enseñaron a pensar económicamente). Solo voy a decir que "me saqué ciertos dineros".

Después me fui sacando las palabras. En un momento leí y charlé mucho. También escribí otro tanto. Aprendí palabras y distinguí significados pensando que así iba a poder expresar lo que realmente quiero decir. Pero un día *comprendí*, y también me fui limpiando. Me di cuenta de la distancia que nos generaba a vos y a mi esta lengua. 
Empecé a hablar más con el otro idioma, el del abrazo, el de prestar el oído, el de la química en el aroma, el del silencio, el de la mirada. Y ese idioma es más permanente, porque si sos *sordo* las palabras no las escuchás, pero nunca vas a poder olvidarte de mi sonrisa y el lugar que te hice, de mi falta de prejuicio al escucharte, del regalo que te di y no me costó dinero. No estaré en tu espacio, pero estoy en tu tiempo.

Igual ya está, no quiero más palabras si te confunden et nous perdons dans la traduction. Tampoco si eso significa que no podés entender cuánto te quiero.

Hoy por hoy, Daniel Molina y hablar es prestarse al malentendido.